Anna y Marc os dan la bienvenida a esta casa de payés que data del siglo XVII y aún conserva el ambiente cálido y acogedor de los viejos tiempos. Renovada con un estilo campestre actual hace que sus visitantes se sientan como en su casa.

 

Hoy en día ésta antigua casa de payes construida a lo largo del siglo XVIII, conserva aún el aire cálido y acogedor característico de aquello antiguo, combinado con un estilo rústico actual, consiguiendo así el ambiente perfecto para que todo huésped se encuentre cómo en casa.  

 

Situada a la afueras de Vallcebre y con un entorno natural privilegiado, perfecto para la práctica de distintos deportes de montaña, la casa resulta el lugar idóneo para pasar unos días de descanso con los amigos, la familia, los niños...